cloro en las piscinas

Cómo afecta el cloro a nuestras vacaciones

EL USO DE ELEVADAS CONCENTRACIONES DE CLORO PUEDE CAUSAR GRAVES PROBLEMAS EN LA PIEL DE LOS BAÑISTAS

¿Por qué se contamina el agua de las piscinas?

Hay diferentes causas que provienen de múltiples orígenes:

  • Los bañistas, al meterse al gua, pueden llevar microorganismos peligrosos causantes de enfermedades como catarros. Además, sudor u orina.
  • Los que en ese momento no se encuentran en el agua, pueden estar infectando los alrededores mediante el calzado al pasear cerca de la zona de baño.
  • Las lluvias o el viento pueden introducir a la piscina elementos del exterior como hojas, arena o polen, los cuales aportan distintos tipos de gérmenes al agua.

¿Cómo podemos evitarlo?

Es necesario que todas las piscinas lleven un tratamiento y seguimiento para que garanticen que es seguro bañarse en ellas, ya que sino las piscinas serian una fuente de transmisión de miles de enfermedades y bacterias.

El producto mas usual para el mantenimiento y desinfección de piscinas es el cloro, en cualquiera de sus estados. El objetivo principal de aplicar cloro a las piscinas es la eliminación de bacterias y otros microorganismos, evitar el crecimiento de algas, daños y molestias al usuario y mantener el agua limpia y clara.

Sin embargo, el exceso de cloro en nuestro cuerpo es perjudicial. Por ello, debemos enjuagarnos al salir de la piscina, para así poder eliminar los restos de cloro de nuestro cuerpo.

El exceso de cloro puede ser perjudicial para los bañistas si:

-Tragar agua con cloro. Es inevitable traga algo de agua a la hora de bañarnos en una piscina, dependiendo de cada persona, la habilidad para nadar o la actividad dentro del agua.

-Inhalación. Puede que se encuentren sustancias volátiles, según que tratamiento se use y si la piscina es cubierta o no.

-Irritaciones. Si exponemos los ojos a agua con cloro durante demasiado tiempo, se puede llegar a producir una conjuntivitis alérgica como consecuencia de la irritación e inflamación del ojo.

 

Enfermedades mas comunes relacionadas con piscina.

Los niños, las embarazadas y las personas con el sistema inmunitario débil corren el riesgo de contraer alguna enfermedad.

 

-Diarrea: es causada por la ingesta de agua de las piscinas, mas común en niños.

-Otitis externa. Se trata de una infección en la parte externa del oído, su mayor causa proviene de los baños en piscinas. Los síntomas suelen aparecer a los pocos días después de haberse bañado en una piscina.  Estos síntomas son picor en el oído, enrojecimiento e inflamación en el oído llegando a causar dolor cuando se ejerce presión.

-Pie de atleta. Infección en los pies causada por diferentes hongos. Producen fisuras o lesiones picantes. Para prevenirlo, se debe caminar siempre calzado en duchas y cambiadores.

-Prurito ocular, irritación nasal y dificultad para respirar. Es mas frecuente en las piscinas cubiertas debido a las altas concentraciones de cloro en el aire. Para evitarlo, se debe ventilar muy bien la zona.

-Dermatitis por contacto irritativa. Se produce cuando la piel entra en contacto con alguna sustancia irritante, como es el cloro de la piscina. Se manifiesta con mucho picor y piel seca. Es la más común.

 

Higiene en las piscinas

Para evitar las anteriores enfermedades en las piscinas, hay que ser exigentes con el cumplimiento de las medidas de sanidad.

-Se deben comprobar que las instalaciones de la piscina cumplan con los permisos y condiciones.

-Evitar el baño cuando sospechemos un olor muy fuerte en la piscina, como por ejemplo cloro.

-Ducharse antes de entrar al agua, para eliminar las posibles bacterias y organismos que puedan afectar al agua de la piscina. También, ducharnos al salir para eliminar de nuestro cuerpo la mayor cantidad de cloro posible.

-El uso de gafas de agua y tapones para evitar el contacto del agua con cloro en nuestros ojos y oídos.

-Los bebés deben usar pañales específicos para el baño en piscinas.

 

Como proteger mi piel del cloro de la piscina

Lo primero que debemos hacer es ducharnos con jabón con ph neutro cuando lleguemos a casa. Así ayudamos a eliminar los restos de cloro en la piel y las impurezas que el agua de la piscina haya podido dejar en nuestro cuerpo.

Después de la ducha, se debe aplicar cremas que hidraten mucho la piel, para evitar la pérdida de hidratación de la piel, que regenere, alivie y revitalice.